Cerca de 14.000 temporeros prefieren vendimiar en Francia ante las peores condiciones laborales del sector en nuestro país

A pesar de que la sequía y las inclemencias meteorológicas han reducido la producción en el país vecino, los trabajadores agrícolas desplazados percibirán mejores salarios con más derechos

 

190902 salida vendimia BailenEl pasado sábado, partió hacia el sur de Francia el grueso del contingente de temporeros y temporeras españoles que participan en la campaña de la vendimia de este año. En total, 14.000 temporeros y temporeras españoles han llegado ya al país vecino o están a punto de hacerlo, una cifra similar a la registrada el año pasado, según datos de UGT FICA, pero inferior a la alcanzada en el periodo 2015-2017, en que viajaron quince mil temporeros cada año. La reducción obedece, fundamentalmente, al leve crecimiento de la economía en España, que deriva a una parte de los tradicionales temporeros hacia otros sectores económicos más atractivos, y a la menor producción francesa, derivada de la sequía y de las inclemencias meteorológicas.

El salario que recibirán los vendimiadores y vendimiadoras dependerá de la categoría profesional en la que hayan sido contratados (cortador/a, vaciador/a o porteador/a) y del Departamento francés en el que trabajen. Este salario se establece en las distintas comisiones mixtas, lo que equivaldría a los convenios colectivos, y nunca podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional de crecimiento (S.M.I.C.), el cual se fija en 10,03 euros/hora (en nuestro país, si se aplica el SMI de este años, se paga a 7,13€ la hora, y sin el salario mínimo a 5,20€/hora). Además, la jornada laboral en Francia es de 35 horas semanales, y al superarlas, se cobran horas extraordinarias, un aspecto importante ya que puede mejorar el salario hora entre el 25% y el 50%, dependiendo del total de horas realizadas. 

190902 salida vendimia Bailen 1Además de contar con mejores salarios que en nuestro país, nuestros temporeros y temporeras van a beneficiarse de mejores condiciones laborales, como la jornada semanal de 35 horas. Van a poder cobrar todas horas extraordinarias que realicen (algo que no ocurre en nuestro país) y con una más alta remuneración.

Si realizan una actividad igual o superior a 18 días de trabajo (o 120 horas al mes, o 200 horas al trimestre) y tienen dos o más hijos a cargo mejores de 20 años pueden solicitar un subsidio familiar en Francia, siempre que no superen un cierto límite. Además, estos días pueden sumarse a los periodos cotizados a la Seguridad Social en España. También pueden percibir la indemnización compensatoria de vacaciones, cuyo importe es el 10% de la remuneración total bruta.

Es de destacar también que los temporeros y temporeras desplazados con contrato previo cuentan con alojamientos que reúnen las condiciones adecuadas de habitabilidad, tanto si trata de vivienda como de habitaciones.

Ante estas condiciones no es de extrañar que nuestros temporeros y temporeras prefieran desplazarse al país vecino o incluso cambiar de sector antes que trabajar en algunas comunidades y provincias españolas en donde la actitud de las patronales y de algunos empresarios deja mucho que desear. Prácticas como las de no firmar contratos de trabajo, establecer largas jornadas laborales obligando a los trabajadores a hacer horas extraordinarias sin pagarlas ni declararlas, y no declarar las jornadas realmente trabajadas, que deriva, en algunos casos, en supuestos de explotación laboral, constituyen una realidad con la que venimos luchando desde hace años. Y a esto hay que añadirle que algunas patronales siguen poniendo trabas a día de hoy a la aplicación de la subida del SMI de 2019 e incluso siguen sin respetan los convenios colectivos que han firmado. 

Asesoría y ayuda a los desplazados
Como en años anteriores, UGT FICA ha puesto a disposición de los trabajadores y trabajadoras desplazados, un teléfono gratuito (900 382 848) para que estén perfectamente informados de sus derechos sociolaborales. Además, un equipo de compañeros y compañeras de la Federación han estado con los trabajadores en la salida y durante el viaje y también van a realizar visitas periódicas a los temporeros en los lugares de destino. Además, UGT FICA cuenta también con la colaboración de los sindicatos franceses para resolver las incidencias que pudieran producirse.