Imprimir

Fortalecer la democracia y las libertades debilitadas por el Gobierno

Los retos que UGT plantea al nuevo Gobierno

UGT considera fundamental adoptar medidas para fortalecer la democracia y hacerla más igualitaria, después de cuatro años de regresión en la calidad de vida y las libertades. Por ello es necesario derogar la Ley Mordaza, la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la de tasas judiciales o la modificar la Ley de Extranjería -que permite el rechazo de inmigrantes en frontera-. El sindicato apuesta además por suprimir el art. 315.3 del Código Penal -que criminaliza facultades esenciales para ejercer el derecho de huelga- y por promover una reforma para incluir en la Constitución mecanismos extraordinarios de consulta ciudadana cuando se trate de aspectos de decisión pública de especial relevancia.

Aprovechando su mayoría absoluta parlamentaria durante la pasada legislatura, el Gobierno del Partido Popular utilizó la crisis y su devastador impacto sobre los ciudadanos para imponer una serie de cambios legales de calado que pretenden imponer a la sociedad su particular ideario, neoliberal, con un desprecio absoluto por el diálogo social y las instituciones de control del Gobierno, a las que ha degradado en sus funciones de manera visible

En conjunto, la pasada legislatura ha supuesto una verdadera regresión en la calidad de la democracia y de las libertades. Por eso es necesario adoptar las actuaciones precisas para construir un sistema económico más eficiente y sostenible, pero también una sociedad más democrática e igualitaria.

Por eso es preciso:

- Derogar la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana (Ley Mordaza).

- Derogar el art. 315.3 del Código Penal, que criminaliza facultades esenciales para ejercer el derecho de huelga.

- Exonerar a todos los trabajadores y trabajadoras procesados y/o condenados por participar en una huelga, eliminando los expedientes que se les han abierto y tomar todas las medidas legales necesarias, indultos incluidos, para cerrar todos los procedimientos.

- Promover una reforma constitucional para incluir mecanismos extraordinarios de consulta ciudadana cuando se trate de aspectos de decisión pública de especial relevancia, así como la fijación de instrumentos de control democrático ante los excesos de una actuación abusiva de los gobiernos.
- Derogar la Ley 41/2015 de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

- Adoptar un plan integral para una justicia moderna eficaz y de calidad.

- Derogar la Ley de tasas judiciales 10/2012.

- Derogar la modificación de la Ley de Extranjería que permite el rechazo de inmigrantes en frontera, vulnerando convenios y tratados internacionales.