Pedro Hojas aboga por seguir profundizando en materia de igualdad dentro y fuera de las empresas

El secretario general de UGT FICA, ha intervenido hoy en una mesa redonda centrada en las "Respuestas sindicales para la Igualdad" en el marco de la Escuela Internacional de Verano Manuel Fernández López, "Lito", que se están desarrollando en Avilés

 

170906 pedro escuela veranoEl secretario general de UGT FICA, Pedro Hojas, ha llamado hoy al Sindicato a seguir profundizando en el desarrollo y aplicación de la igualdad entre hombres y mujeres tanto dentro como fuera de las empresas y a seguir trabajando para que se interiorice el discurso igualitario y se produzcan cambios en la cultura social y empresarial favorables a la igualdad. Cuando se cumplen diez años de la aprobación de la Ley Orgánica de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, Pedro Hojas ha dejado claro que si bien es cierto que no se ha avanzado todo lo que hubiéramos deseado y no se han cumplido las expectativas que se generaron en su momento, la existencia de la Ley es, en sí misma, positiva, y se ha conseguido avanzar más en términos de percepción de la situación, que de igualdad real.

En su intervención en la mesa redonda sobre las "Respuestas sindicales para la Igualdad", organizada por UGT Asturias en el marco de la 18 Edición de la Escuela Internacional de Verano Manuel Fernández López, "Lito", el secretario general de UGT FICA recordó que la Ley de Igualdad habilita, expresamente, a la negociación colectiva para establecer medidas de acción positiva que fomenten la igualdad entre mujeres y hombres, además de poner a disposición del Sindicato un instrumento negociador, como son los Planes de Igualdad, que ofrece amplias posibilidades en este campo, y al que UGT está dando un nuevo enfoque más actual y comprometido.

Pedro Hojas abogó por ir más allá de la exigencia de la Ley de Igualdad de negociar y aplicar Planes de Igualdad en todas las empresas mayores de 250 trabajadores, y articular mecanismos que lleven la obligatoriedad de negociar, y acordar Planes de Igualdad en empresas más pequeñas. Es más, debería ser una cláusula que se recogiera en todos los convenios sectoriales estatales.

170906 pedro escuela verano 1Reconoció que en los últimos años el Sindicato ha detectado que, por regla general, existe una mayor concienciación de las empresas a la hora de negociar los Planes de Igualdad y es por ello que creemos llegado el momento de aprovechar esta circunstancia en favor de la igualdad. De hecho, cuando se realiza un adecuado diagnóstico de la situación de partida, las propias direcciones de las empresas toman conciencia de las desigualdades que se están produciendo entre la plantilla. No obstante, para que un Plan de Igualdad será realmente efectivo debe partirse de la realización de un diagnóstico, exhaustivo y en profundidad, de la situación existente, que abarque todas y cada una de las secciones de la empresa y a todos los grupos profesionales, que se fijen objetivos concretos, cuantificables y realizables, y que se lleven a cabo análisis periódicos del grado de cumplimiento de los mismos a través de una Comisión de Seguimiento.

Señaló la brecha salarial como una de las discriminaciones más recurrentes que sufre la mujer en el mundo laboral aunque ésta no es más que la punta del iceberg.  La clave de la discriminación salarial no está en las tablas salariales, sino que se encuentra en el salario variable y en todos los conceptos retributivos extrasalariales, como pueden ser los bonus, que generalmente no se rigen por parámetros objeticos. Además, denunció que esta brecha se perpetúa durante toda la vida de la mujer, ya que, al cobrar una media de un 23% menos que los hombres, percibirían una mejor prestación por desempleo en caso de ser despedidas, y generan una menor pensión de jubilación, cifrada en torno al 38%.

Finalmente, defendió que, junto al tratamiento que se dé a la brecha salarial, en los Planes de Igualdad deberían abordarse otras cuestiones que incorporen la perspectiva de género a todos los aspectos de la vida laboral de las mujeres, y aplaudió la iniciativa de la Comisión Ejecutiva Confederal de establecer, conjuntamente y para toda la UGT, unos criterios básicos a trasladar a los Planes de Igualdad y un Protocolo de Acoso.