UGT FICA pide al Gobierno sentido común y consenso a la hora de abordar las medidas que necesita la industria del automóvil

La Federación considera que penalizar el diésel debilitará al sector automovilístico de nuestro país y reclama una reunión urgente con la Ministra de Industria

 

180629 automovil espanaEl anuncio por parte del Gobierno de una posible subida del precio del diésel para equipararlo al coste de la gasolina constituye, a juicio de UGT FICA, una medida como mínimo arriesgada, que pone en peligro a nuestra industria del automóvil.

La Federación no entiende que el Gobierno se esté planteando una medida que penaliza a los vehículos diésel y va a tener serias repercusiones en el sector, sin un análisis previo de sus consecuencias con todos los actores que participan de la industria del automóvil.

Desde UGT-FICA hemos reclamado una reunión urgente con la Ministra de Industria, Reyes Maroto, para trasladarle nuestra preocupación al respecto, así como nuestra visión sobre las fórmulas para afrontar los retos de futuro del sector, tanto en lo que se refiere al debate europeo sobre las emisiones, como a las medidas que se deben adoptar en España para garantizar la competitividad de la industrial automovilística.

El sector del automóvil en nuestro país se enfrenta en la actualidad a numerosos retos, como la decisión europea de rebajar las emisiones, la urgencia en dotar al sector de las herramientas necesarias para encarar el rejuvenecimiento de las plantillas así como para facilitar la formación y reciclaje de los trabajadores ante la transformación que supone la irrupción de la Industria 4.0, la apuesta por adecuar y mejorar el mapa logístico, y finalmente posibilitar un precio de la energía competitivo. Estos retos son lo suficientemente importantes como para requerir con urgencia una intervención en materia de política industrial consensuada con todos los actores de sector, que permita encarar el futuro con garantías. Por el contrario, optar por medidas unilaterales como la subida del precio del diésel solo pueden poner en mayor riesgo a un sector que supone el 10% del PIB de nuestro país y emplea a 200.000 trabajadores y trabajadoras directa e indirectamente.

La Federación rechaza que ésta u otras medidas puedan ser adoptadas por el Gobierno sin ser discutidas y valoradas previamente con todos los agentes del sector. UGT FICA defiende la importancia de cuidar el medio ambiente y por ello viene posicionándose desde hace años a favor de una transición ordenada y equilibrada que evite, en la medida de lo posible, el impacto laboral e industrial negativo, que decisiones como la subida del precio del diésel pueden tener sobre la industria del automóvil.

A este respecto, UGT FICA pide al Gobierno que, antes de adoptar ésta u otras medidas, puedan ser debatidas y valoradas con todos los agentes del sector (sindicatos, empresas, patronal, etc..). Por ello reiteramos la urgencia de la reunión que hemos reclamado a la Ministra para trasladarle nuestra visión de las necesidades de un sector que afronta retos como la implantación de la Industria 4.0 o el coche ecológico, entre otros.

Si la política industrial de este Gobierno va a ser similar a la política industrial que ha llevado a cabo el Gobierno anterior, es decir, ninguna, desde ahora advertimos que UGT FICA no va a ser cómplice de las acciones y medidas que pueda adoptar el Gobierno unilateralmente en perjuicio de los intereses de los trabajadores y trabajadoras del sector. A pesar de la falta de una política industrial, el sector del automóvil en nuestro país ha sido y es un referente tanto para el resto de sectores industriales en España como para la industria del automóvil a nivel mundial. Desde UGT FICA vamos a seguir poniendo todo nuestro empeño para que siga siéndolo en el futuro.