UGT FICA reclama al Gobierno un cambio de estrategia para favorecer la Industria, con políticas de Estado y visión de futuro en seguridad y defensa

Tras la cumbre de la OTAN en la que ha participado el presidente español, UGT FICA ve necesario el incremento en los próximos años de los Presupuestos Generales del Estado en defensa llegando al 2% del PIB. Este presupuesto debe ser ejecutable y no limitado en el tiempo.

España se encuentra a la cola de los países de la Unión Europea en esta materia presupuestaria, la Federación de Construcción, Industria y Agro de UGT (UGT-FICA) considera que no deben ser considerados gastos, sino importantes inversiones clave. Un país que pretenda estar a la vanguardia de las tecnologías más avanzadas debe favorecer el I+D+I y crear un alto valor añadido. Además permite dotarnos de una seguridad nacional moderna y con los mejores recursos posibles.

Cualquier inversión realizada en la industria de defensa tiene un fuerte retorno social y económico, muy por encima de la media en otras actividades. Estas industrias en España son claves para generar riqueza y empleo de calidad, fundamentalmente en las zonas donde están enclavadas estas compañías y donde desarrollan actividades industriales.

No se debe en los mensajes políticos enfrentar demagógicamente las inversiones en materia de defensa como un aspecto que va en detrimento de cuestiones sociales necesarias para los ciudadanos españoles ya que son inversiones que con el retorno que poseen deben favorecer a mantener, consolidar y mejorar las partidas sociales de los Presupuestos Generales del Estado.

En definitiva UGT FICA entiende que el Gobierno debe realizar una apuesta decidida por la Industria de Defensa, que permita a España competir con las mayores capacidades inversoras y las mejores capacidades tecnológicas, con trabajadores cualificados y con un empleo de calidad. Un gobierno con visión de futuro debe aplicar políticas de estado que permitan en el futuro aumentar el peso de la industria en el PIB de nuestro país y consolidar presupuestos equilibrados que sitúen a España como un país más justo, más igualitario y más social.