UGT FICA y CCOO de Industria reclaman al ministro de Agricultura medidas para dignificar el trabajo en el sector agrario

Pedro Hojas y Agustín Martín se han reunido hoy con Luis Planas. Le han trasladado sus propuestas para asegurar un nivel de vida más justo para los trabajadores y trabajadoras del campo

 

180801 reunion agriculturaLos secretarios generales de CCOO de Industria y de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT (UGT FICA), Agustín Martín y Pedro Hojas, respectivamente, se han reunido esta mañana con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación. Le han trasladado sus propuestas para dignificar el trabajo agrario y han reclamado un mejor defensa de los intereses del campo español en la Política Agraria Común (PAC).

El sector agrario da empleo en nuestro país a 822.500 trabajadores y trabajadoras, según datos correspondientes al segundo trimestre de 2018 de la EPA y, sin embargo, es uno de los más desprotegidos frente a los abusos de cierto tipo de empresariado que, aprovechando las carencias de la Inspección de Trabajo, se aprovecha de las necesidades de este colectivo. Abusos tales como no respetar los convenios pactados y firmados con la patronal, no firmar contratos de trabajo, establecer largas jornadas laborales obligando a hacer horas extraordinarias sin pagarlas ni declararlas, al igual que no se declaran todas las jornadas realmente trabajadas, produciéndose en algunos casos supuestos de explotación laboral.

Estas actuaciones suponen mermas importantes en las arcas de la Tesorería General de la Seguridad Social, y repercuten en las prestaciones a las que tendrían derecho estas trabajadoras y trabajadores, como desempleo, IT, maternidad, paternidad, etc.

Por ello, ambos sindicatos han trasladado al ministro la necesidad de crear una Comisión Interministerial entre el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación con participación de los agentes sociales, que trate todos estos aspectos, con el fin de mejorar las condiciones de vida y trabajo de los temporeros y temporeras de las campañas agrícolas en España.

Para acabar de una vez por todas con la lacra que supone la economía sumergida y el empleo no declarado en el sector, UGT FICA y CCOO de Industria han reclamado al ministro la necesidad de establecer una coordinación fluida entre ambos ministerios para todos los temas relacionados con la contratación y la protección social. A este respecto, consideramos imprescindible que los dos ministerios realicen las oportunas averiguaciones para comprobar que las jornadas realmente declaradas en cada periodo tengan relación con las cantidades de producto recolectado y declarado en ese tiempo, cruzando los datos existentes, facilitando las informaciones a los sindicatos y adoptando las medidas necesarias para evitar esta ingente bolsa de fraude.

Además, CCOO de Industria y UGT FICA han instado al Gobierno a que acometa de manera urgente una modificación de la normativa relativa a las altas y bajas en la Seguridad Social y la declaración de las jornadas de trabajo reales, ya que la actual legislación abre las puertas al fraude por parte de los empresarios en perjuicio de los trabajadores y trabajadoras, no declarando todas sus jornadas y, por consiguiente, no cotizando por los días efectivos trabajados. Una de estas medidas sería la obligación del empresario de dar de baja a la persona trabajadora transcurridos tres días sin realizar las tareas para las que ha sido contratado. 

Igualmente hay que poner en marcha modificaciones para que los trabajadores y trabajadoras del sector agrario tengan contrato por escrito desde el primer día de trabajo, ya que con la legislación actual pueden estar hasta 28 días sin contrato, dándoles de baja a final de mes y volviéndolo a dar de alta a principio del mes siguiente.

 180801 reunion agricultura1Paralelamente, tanto CCOO de Industria como UGT FICA han solicitado al Gobierno que desarrolle definitivamente la Ley de Integración de los Trabajadores del Campo en el Régimen General, que fue aprobada en 2012 y que hasta la fecha no está plenamente desarrollada. Este vacío facilita la existencia de trabajadores y trabajadoras de primera y de segunda clase, dado que los agrarios no tienen derecho a percibir prestaciones de ayuda asistencial, al contrario que los de otros sectores.

UGT FICA y CCOO de Industria entienden que para dignificar las condiciones laborales del sector es necesario mejorar los convenios colectivos, con salarios más elevados y articulando medidas de control con las empresas. Por ello el Gobierno debe favorecer la puesta en marcha del Convenio Estatal del Campo (actualmente en negociación), que establezca un marco de relaciones laborales estable, homogenice las condiciones laborales de todas las personas que trabajan en el sector y apoye la creación de una Tarjeta Profesional Agraria.

Por otra parte, y en relación con la Política Agraria Común (PAC), ambos sindicatos han trasladado al ministro de Agricultura la necesidad de que haga suya la defensa de los intereses del campo español y condicione las ayudas de la PAC al empleo y a la calidad del mismo para asegurar un nivel de vida más justo para los trabajadores y trabajadoras agrarios de nuestro país, en paralelo al aumento de la productividad de la agricultura europea.

En esta línea, han apostado por que el ministro dé los pasos necesarios para alcanzar un Pacto de Estado que recoja la posición, tanto los agentes sociales como de las distintas administraciones para lograr, coordinada y conjuntamente, una mejor defensa de los intereses de los y las trabajadoras agrarios y frenar, junto a otros estados miembros, cualquier posible intento de recorte de las ayudas de la PAC que suponen, 7.000 millones de euros al año de los fondos europeos.

Finalmente, ambos sindicatos han reclamado al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación que ponga en marcha un marco de relación permanente con los sindicatos al mismo nivel que se mantiene con las Organizaciones Profesionales Agrarias, en el que puedan abordarse los retos que afronta el sector y buscar soluciones conjuntas y consensuadas en un escenario de confianza mutua.

Todo ello debe servir para un asentamiento más estable y mejor para el mundo rural, donde estas ayudas se conviertan en más trabajo para los hombres y mujeres del sector agrario.