UGT FICA celebra el acuerdo alcanzado en Vestas y reclama al Gobierno una salida industrial para el conflicto de Alcoa

La Federación urge al Gobierno a poner en marcha un Pacto de Estado por la Industria que implique medidas globales para el conjunto de la industria y no sólo decisiones puntuales dirigidas a solucionar conflictos puntuales

 

La Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT ha reclamado hoy al Ministerio de Industria que ponga todo su empeño e implicación en la búsqueda de una salida industrial digna al conflicto de Alcoa que pasa, en todo caso, por el mantenimiento de las plantas y del empleo industrial existente en las comarcas asturiana y gallega.

La Federación celebra, además, el acuerdo alcanzado en el conflicto de Vestas por el que el grupo español Network Steel asegura el mantenimiento de la actividad industrial en las instalaciones de Vestas en Villadangos del Páramo (León).

La Federación coincide con la ministra de Industria en que el Gobierno no está sólo para solucionar crisis industriales como la de Vestas o Alcoa, sino también para generar oportunidades que hagan que la industria coja peso y alcance el 20% del Producto Interior Bruto (PIB), y por ello emplaza a la ministra y al Gobierno de Pedro Sánchez a que se impliquen en la puesta en marcha de manera urgente un Pacto de Estado por la Industria con participación de los agentes sociales, que desarrolle las medidas y políticas de estado que configuren una política industrial integral sostenida en el tiempo que sitúe a la industria como motor de la economía y de la creación de empleo estable y con derechos.

UGT FICA considera necesario que el Gobierno apueste de una vez por todas por una política industrial coordinada en lugar de adoptar medidas puntuales que solo solucionan conflictos puntuales como los de Vestas, Alcoa o Cemex, y que no atajan el problema endémico de la industria en nuestro país. Éste se resume en la falta de una política en materia de innovación industrial; en la necesidad de medidas contra las carencias y déficit en I+D, con mayor participación del capital privado y mayor coordinación territorial en actividad industrial; en un sistema energético más eficiente y equilibrado en su mix de producción, que facilite un mayor autoabastecimiento e independencia energética y una mayor seguridad en el suministro, dando paso a una transición ecológica realmente justa y sostenible, etc..

Medidas como el proyecto Reindus, que el Gobierno tiene previsto aprobar este viernes, aún siendo necesaria, no son más que un grano de arena en un mar industrial que requiere de una política industrial ambiciosa, alejada de los colores políticos, y proactiva. Es necesario modificar el modelo económico y reindustrializar el país para dar a la economía española la solidez necesaria que le permita afrontar con solvencia los retos presentes y futuros. Debe ser objetivo prioritario ya que la industria ha demostrado ser el sector económico más adecuado para garantizar un crecimiento económico equilibrado ya que se ha caracterizado por tener un empleo más estable y con más derechos otros sectores económicos.