Imprimir

Se pueden evitar 9.550 muertes en España, por la exposición a cancerígenos en el trabajo

4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer: UGT reafirma su compromiso de erradicar los riesgos de exposición a cancerígenos y mutágenos en el ámbito laboral

190204 dia mundial cancer evitar riesgos trabajoUGT se une a la conmemoración del Día Mundial Contra el Cáncer, que se celebra el 4 de febrero, y muestra su apoyo a todas aquellas personas afectadas por esta enfermedad y a sus familiares. El sindicato ofrece su compromiso para conseguir centros de trabajo más seguros, en los que no haya presencia de cancerígenos ni mutágenos. Es inaceptable que los trabajadores y trabajadoras lleguen a padecer esta enfermedad por el simple hecho de ganarse la vida.

Actualmente se está produciendo un intenso debate sobre la regulación de los agentes carcinógenos y mutágenos a nivel europeo. Las instituciones de la UE (Parlamento Europeo, el Consejo y Comisión) alcanzaron el pasado 29 de enero, un acuerdo provisional sobre la tercera propuesta de la Comisión, relativa a la regulación de cinco sustancias químicas cancerígenas, a través de la actualización de la Directiva sobre agentes carcinógenos o mutágenos. Según estimaciones de la Comisión Europea, con esta medida se mejorarán las condiciones de trabajo de más de un millón de trabajadores de la UE y evitará más de veintidós mil casos de enfermedades relacionadas con el trabajo.

Para que este acuerdo se lleve a cabo debe someterse a la aprobación del Comité de Representantes Permanentes del Consejo y, posteriormente, se votara en el pleno del Parlamento Europeo.

Las cinco sustancias sobre las que se establecerán valores límites de exposición profesional son:

• cadmio y sus compuestos inorgánicos;

• berilio y sus compuestos inorgánicos;

• ácido arsénico y sus sales, así como los compuestos inorgánicos de arsénico;

• formaldehído;

• 4,4'-metilenbis(2-cloranilina) (MOCA)

Los tres primeros carcinógenos se utilizan en los sectores de la producción y el refinado de cadmio, la fabricación de baterías de níquel-cadmio, la galvanoplastia mecánica, la fundición de cinc y cobre, las fundiciones, el vidrio, los laboratorios, la electrónica, las sustancias químicas, la construcción, la sanidad, los plásticos y el reciclaje.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha trasmitido su disconformidad debido a que no han sido informados de los términos del acuerdo alcanzado, pese a sus repetidas consultas, en particular acerca de los límites de exposición profesional del cadmio. Tras el anuncio de acuerdo, la CES ha sabido que, en el caso del cadmio, se propone que haya un periodo de transición de unos 7 u 8 años, en el cual la biomonitorización servirá como alternativa al límite biológico de exposición ocupacional que sería de 1 μg/m³ (inhalable). La CES presenta sus reservas, a las que se une UGT, a este tipo de método de control de exposición personal, ya que se obtiene la medición tras la exposición, por lo que el cancerígeno ya está en el organismo del trabajador.

Anteriormente se llevó a cabo una primera modificación de la Directiva que regula los límites de exposición profesional para 14 sustancias, que actualmente está en proceso de transposición en nuestro país, mediante la modificación del Real Decreto 665/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el trabajo.

UGT está ultimando las consideraciones que aportará al trámite de audiencia e información pública, abierto por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. El objetivo es que los límites que vayan a ser establecidos, legalmente, protejan, de forma efectiva, a todos los trabajadores expuestos.
A finales de 2018 se acordó la segunda propuesta de regulación de 7 agentes carcinógenos más. Este acuerdo dará lugar a una sucesiva modificación de la Directiva.

La Secretaría de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT seguirá muy de cerca la actual revisión normativa que desde Europa se está llevando a cabo, dado que según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se producen en torno a 9.550 muertes por cáncer relacionadas con el trabajo en España. Si se reconocieran como enfermedades profesionales sería la primera causa de mortalidad en el entorno laboral. Además, recuerda y reivindica el principio de la acción preventiva que recoge la Ley de Prevención de Riesgos Laborales sobre sustitución de lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro, sino existe exposición, no habrá riesgo de cáncer.