Derogar la reforma laboral de 2012 o sumirnos en la pobreza

Paro enero 2019

190204 paro octubre ugt precarioLos datos de paro publicados hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal, correspondientes al mes de enero, reflejan un incremento de 83.464 personas en desempleo respecto al mes anterior (2,61%), situando las personas totales en paro en 3.285.761. En términos interanuales el dato sigue mostrando un descenso del 5,49%, es decir, 190.767 parados registrados menos que en el mes de enero de 2018. En términos desestacionalizados, la reducción es de 3.292 personas.
 
A pesar de la positiva evolución anual marcada por la consolidación de la recuperación económica, el inicio del año muestra una tendencia que se repite anualmente: la finalización de la campaña navideña y, como consecuencia, un aumento del paro junto a una reducción de la afiliación a la Seguridad Social (204.865 afiliados menos en el mes). Todos ellos son indicadores del carácter estacional que tiene buena parte del empleo generado en el país.
 
Un empleo que está marcado por la continua precarización en el empleo: ante el moderado aumento de la contratación indefinida (en un año, 8.395 contratos más, un 4,85%), destaca el ascenso de la temporal (99.771 más, un 6,33%), considerando que solo un 6,22% de los contratos firmados son indefinidos a tiempo completo.
 
Junto a ello, persiste la mala calidad en el desempleo, con el descenso continuado de la tasa de cobertura (del 70,6% en 2011 al 60,44%, con datos de diciembre de 2018) y la extensión del paro de larga duración, lo que, para UGT, obliga a poner en marcha de forma urgente verdaderas políticas de empleo que protejan a las personas en desempleo vía prestaciones, combinando las ayudas con medidas activas de empleo, de orientación, formación e inserción.
 
Por todo ello, UGT reclama la restitución de los derechos de los trabajadores con la derogación de la reforma laboral de 2012, que sólo ha conseguido precarizar las condiciones laborales y empobrecer cada vez más a la población de nuestro país.
 
Además, es imprescindible potenciar las políticas activas de empleo desde el ámbito público, atendiendo con mayor urgencia a las personas con mayores dificultades de acceder a un empleo de calidad, como son las personas con discapacidad, los mayores de 55 años, los jóvenes o las mujeres.