El Tribunal Supremo da la razón a UGT FICA en la nulidad del despido colectivo planteado por Gasmedi

Desestima el recurso de casación y declara la firmeza de la sentencia 72/2018 dictada por la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional que anulaba los despidos “por violación de derechos fundamentales de libertad sindical en su vertiente de negociación colectiva, y por razones de legalidad ordinaria”

 

171220 Concentracion Air LiquideLa Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha dado la razón a UGT FICA en el contencioso que mantiene con la multinacional Air Liquide,  propietaria de Gasmedi, por el procedimiento de despido colectivo que ésta emprendió en enero de 2018, que ya fue declarado de nulidad por la Audiencia Nacional y ahora también por el Alto Tribunal. En la sentencia, la Sala de lo Social desestima el recurso de casación interpuesto por el GRUPO GASMEDI, S.L.U y declara la firmeza de la sentencia de la Audiencia Nacional, que estimaba la nulidad de la decisión extintiva de carácter colectivo adoptada por Gasmedi en enero de 2018, “por violación de derechos fundamentales de libertad sindical en su vertiente de negociación colectiva, y por razones de legalidad ordinaria”.

En la sentencia de la Audiencia Nacional, ratificada ahora por el Tribunal Supremo, se condenó a la empresa “a la readmisión inmediata de los trabajadores que hubieran extinguido su contrato de trabajo, incluso a través de su inclusión voluntaria en el Expediente de Regulación de Empleo, con la reposición inmediata en el trabajo efectivo de su empresa, en las mismas condiciones de trabajo y centro de trabajo en que venían desempeñando sus servicios antes del despido colectivo y con abono inmediato de los salarios dejados de percibir desde la extinción del contrato”. Los trabajadores afectados inicialmente fueron 12 trabajadores de Air Liquide Medicinal SLU, y 79 trabajadores de Grupo Gasmedi SLU y las extinciones se fundamentaron únicamente en causas productivas y organizativas.

La Audiencia apreciaba también en su sentencia “fraude en la conducta empresarial, sobredimensionando las extinciones, para lograr una serie de medidas de flexibilidad interna a las que no se hizo referencia en el periodo de consultas”. Tal fraude implica además “infracción de los deberes de información y documentación y vulnera el derecho a la negociación colectiva de los representantes de los trabajadores”.

La Sección Sindical de UGT FICA en Air Liquide consideró el procedimiento de despido colectivo desde el principio como “injusto e injustificado” ya que fue utilizado por la empresa para llevar a cabo una serie de medidas que se podrían haber llevar a cabo con la negociación de flexibilidad interna, y sin tener que recurrir, desde un principio, a extinciones de contratos. De igual modo, a juicio de la Sección Sindical de UGT FICA, la empresa no debería haber despedido a ningún compañero en un contexto de cambio de estructura que conllevaba una gran variedad de nuevos proyectos sino que, por el contrario, debíó contratar a algunos trabajadores más, como así se ha demostrado con el tiempo, al tener que recurrir a nuevas incorporaciones, pero a través de ETTs, lo que significa precarizar el empleo.

La Sección Sindical de UGT FICA en Air Liquide agradece el apoyo y trabajo desarrollado por los diferentes departamentos de la Federación y por los compañeros y compañeras de GASMEDI y ALM, que secundaron en su día todas las medidas de presión llevadas a cabo por el Sindicato. Una vez más se demuestra que el trabajo conjunto da los frutos deseados en la defensa de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras.