Imprimir

“Vamos a protagonizar el cambio de la Historia”, por Rosa Gorgues

La secretaria de Política Social e Igualdad da las claves en este artículo sobre las razones para secundar las movilizaciones convocadas para este 8 de Marzo 

190307 Rosa Gorgues 8M

No es casualidad que, un año después de la movilización social histórica del pasado 8 de marzo, nos veamos de nuevo en las calles y parando la actividad industrial de este país.

Miles de mujeres antes de hoy pelearon como pudieron, hasta dejarse la vida en muchos casos, por una de las causas más justas que existen: LA IGUALDAD.

En el camino hacia la defensa de la Igualdad, las mujeres nos encontramos con una realidad social que hasta ahora siempre conseguía que las reivindicaciones feministas quedaran en segundo plano.

Por fin está asentándose un nuevo paradigma que está generando una oleada de “despertares” provocado por una visión violeta del mundo frente a injusticias que se han mantenido opacas y camufladas, como si se tratara de un camaleón.

Estos días las mujeres estamos experimentando un sentimiento de libertad, la certeza de que vamos a ser protagonistas de la Historia, de nuestra Historia, que hasta ahora ha jugado un papel secundario. Es el momento de reclamar nuestro espacio digno, nuestro espacio justo y el protagonismo que merecemos.

Todas y todos sabemos, aunque en ocasiones no lo reconozcamos, que vivimos en una sociedad desigual. Hombres y mujeres o mujeres y hombres no tenemos las mismas oportunidades; las personas nacemos iguales, no idénticas, pero en el camino dejamos de serlo. Habrá que preguntarse por qué, habrá que revisar nuestros constructos culturales con esa mirada violeta que nos hacer ver el mundo de otra forma.

En el ámbito de nuestra Federación de Industria llevamos años denunciando con datos contrastados las pensiones más pobres que perciben las mujeres, el pago de menores salarios sin causa, la negación de oportunidades en las carreras profesionales, la segregación ocupacional, la carga exclusiva de la corresponsabilidad en la balanza de la mujer…, y a pesar de demostrarlo año tras año, el avance es lento, tan lento que en algunos casos da la sensación de que vamos hacia atrás y en lugar de avanzar, retrocedemos.

Otro aspecto deplorable es la negación de la existencia de situaciones de acoso en las empresas. Las empresas jamás reconocen haber tenido casos en sus instalaciones, se dedican a ocultarlos. Estas negaciones no solo no ayudan a solucionar el problema sino que además inciden negativamente en el desarrollo normal de su actividad y fomentan unos comportamientos que, en la mayoría de los casos, son susceptibles de ser denunciados a los tribunales.

No podemos consentir este desperdicio de recursos y de esfuerzos de nuestra sociedad porque es injusto, porque es ilegal, y porque las mujeres hemos decidido decir “BASTA YA”.

Por eso yo el día 8 VOY A LA HUELGA, por las mujeres que me precedieron, por la mujeres que vendrán, por mis hijos, y también por mí.