UGT FICA rechaza el despido de 162 trabajadores de Nokia Spain

La multinacional finlandesa no ha presentado ningún proyecto industrial o de negocio que justifique la destrucción del 17,7% de su plantilla en España

 

180221 nokiaLa Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT rechaza el procedimiento de despido colectivo presentado por Nokia Spain SA, que afecta a un total de 162 trabajadores y trabajadoras en toda España, el 17,7% de una plantilla total de 915 empleados. Esta nueva oleada de despidos masivos se suma a las llevadas a cabo en años anteriores por la multinacional finlandesa que, una vez más, aduce causas objetivos y de producción, en ningún caso económicas, para proceder a la destrucción de otros 162 empleos de calidad.

Resulta parajódico que Nokia Spain se escude en la “robotización” de los procesos y las herramientas, la “remotización” de las tareas de soporte y asistencia técnica a países “low cost” (Portugal, Hungria, Polonia, Rumanía etc) y de la Investigación y Desarrollo a la India y China, para proceder a nueva destrucción de empleo cuando el sector de las telecomunicaciones es fundamental para facilitar la digitalización de la industria, la “internet de las cosas”, el Big Data, 5G etc. 

Pese a utilizar el argumento de la robotización, la Dirección de Nokia Spain no ha presentado ningún proyecto industrial o de negocio que justifique a medio plazo la destrucción de empleo de calidad en España. La medida busca, por el contrario, el ahorro de costes a corto plazo cargando sobre los trabajadores la responsabilidad de los recortes, aun poniendo en riesgo el modelo de negocio local.

Por todo ello, la Sección Sindical de UGT FICA Nokia manifiesta su rechazo total a esta medidad, tanto en lo que respecto al número de trabajadores afectados como al plazo de ejecución del procedimiento, así como sobre los argumentos planteados para justificar los despidos. La Federación exige a la empresa que presente propuestas alternativas que eviten la adopción de medidas traumáticas para las plantilla y que garantice, al menos, las condiciones salariales y sociales alcanzadas en expedientes anteriores para facilitar tanto la reubicación de trabajadores como el carácter voluntario de las medidas.