La dirección europea de Coca Cola niega a sus trabajadores el derecho a ser escuchados

Después de casi tres años de negociaciones, la Dirección abandonó la mesa de negociación el pasado miércoles cuando los representantes de los trabajadores se negaron a firmar una propuesta inaceptable

190524 Coca cola Desde la creación de Coca-Cola European Partners (CCEP) en 2016, UGT FICA y la Federación Europea de Sindicatos de la Alimentación, Agricultura y Turismo (EFFAT) han venido denunciando los continuos recortes de empleos y las incesantes demandas de mayor flexibilidad laboral. En los últimos dos años y medio se han destruido más de 2.500 puestos de trabajo, lo que equivale aproximadamente al 10% de la plantilla total de CCEP en el momento de su creación. 

Mientras que CCEP presume de sus compromisos ambientales y sociales, persigue únicamente los intereses de los accionistas. 

La estrategia industrial de CCEP se toma a nivel europeo y se escapa por completo del control local. Por eso es esencial la creación de un comité de empresa europeo que funcione correctamente, ya que permitiría la información y consulta con la dirección central del Grupo, que es la que toma realmente las decisiones. 

Sin embargo, han pasado casi tres años desde el inicio de las negociaciones del Comité Europeo y la dirección sigue proponiendo un acuerdo que priva a los trabajadores el derecho de ser escuchados en el proceso de toma de decisiones por parte de la empresa. En la última reunión celebrada el 22 de mayo de 2019, la empresa insistió en una propuesta inaceptable. 

La dirección de CCEP quiere informar y consultar al CEE solo cuando: 

- al menos 468 personas se ven afectadas en al menos dos países 

- la pérdida de puestos de trabajo se producen al mismo tiempo en más países 

De esta manera, el Comité de Empresa Europeo se vería privado de sus responsabilidades fundamentales, es decir, de establecer un diálogo constructivo permanente con la dirección y de ser informado y consultado sobre el impacto potencial de un asunto antes de que se tomen las decisiones. 

La dirección informó a los representantes de los trabajadores que la reunión del 22 de mayo de 2019 sería la última, y cuandonos negamos a aceptar su propuesta, la dirección abandonó la mesa de negociaciones.

Pese a todo, reclamamos a la Dirección que reconsidere su posición y retome la negociación.