Las proyecciones del Banco de España reclaman medidas urgentes de impulso a la economía

UGT demanda la aprobación de unos PGE de progreso y de reparto de la riqueza. El organismo proyecta un crecimiento moderado y en disminución, situándose por debajo del 2%. UGT reclama unos PGE que estimulen la inversión pública, que aumenten la recaudación impositiva y que suban los salarios.

Para la Unión General de Trabajadores, las proyecciones macroeconómicas publicadas hoy por el Banco de España plantean un escenario de ralentización económica que requiere medidas de impulso de manera inmediata. En este sentido, estas previsiones coinciden, fundamentalmente, con las ya planteadas por el Gobierno, la Comisión Europea y los principales organismos supranacionales multilaterales, como OCDE o FMI.

De esta forma, el organismo proyecta un crecimiento muy moderado y en disminución, situándose por debajo del 2%, con crecimientos del empleo relativamente modestos y una estabilización en la tasa de paro en valores superiores al 12%.

Para UGT, resulta imprescindible impulsar medidas para acabar con esta parálisis y favorecer el crecimiento. La primera de ellas es instar a la conformación de un Gobierno y a la adopción de unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) acordes con el escenario. En este sentido, varias de las medidas apuntadas en el Proyecto de PGE que no llegó a aprobarse en el año 2018 parecen merecedoras de recuperarse, especialmente las que apuntaban a un aumento de la recaudación impositiva en línea con situar la capacidad recaudatoria del sistema fiscal español, a la altura de la media europea, haciéndolo a través de figuras que mejoran la capacidad redistributiva de este sistema. Acciones como, por ejemplo, la reordenación del Impuesto de Sociedades o la tasación de las transacciones digitales.

Para el sindicato, los presupuestos deben crear el espacio fiscal adecuado para poder intervenir en la economía, mediante medidas que estimulen la inversión pública, muy ralentizada desde hace varios años.

Además, la evolución, muy contenida, de la inflación de 2019 (y la prevista hasta 2021), con valores muy por debajo del 2% -considerado estabilidad de precios por el Banco Central Europeo-, permiten, en opinión de UGT, que aumenten los salarios en nuestro país, con el fin de que los hogares recuperen el poder adquisitivo perdido durante la crisis. Esto constituiría un elemento adicional de impulso a medio plazo.