Falta fortalecer el sindicalismo desde una perspectiva global

​"Tenemos que reestablecer los equilibrios desde el punto de vista de la globlalización", aspecto en la que el sindicalismo no ha avanzado lo suficiente, ha señalado hoy el Secretario General, Pepe Álvarez,  en el transcurso del debate sobre "sociedad civil y cambio global”. organizado por el periódico El País, en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho de la Universidad Auónoma de Madrid. 

161019 Pepe debate El PaisÁlvarez, que ha recordado que la Unión General de trabajadores nació 1888 bajo paraguas del movimiento obrero y es hija de la primera internacional, resaltó la importancia del sindicalismo en la vida de los ciudadanos y ciudadanas, pero reconoció que, a pesar de existir la Confederación Europea de Sindicatos y la Confederación Sindical Internacional, una de las "patas que falta es el fortalecimiento del sindicalismo desde una perspectiva global" porque hay que tener en cuenta las repercusiones que tienen sobre nuestros derechos los conflictos en cualquier país asiático o europeo. 

Ha advirtió que, en la globabilización de la economía, tal y  como se está desarrollando, o se introducen elementos democráticos -desde el punto de vista político por supuesto- desde el punto de vista social o realmente el progreso nacerá con muchas dificultades, con muchos conflictos.  Y, a este respecto, las organizaciones sindicales se nos situará otra vez más desde una perspectiva reivindicativa que constructiva.

Tenemos que ser conscientes, ha señalado Pepe Álvarez, que un país poco desarrollado, que produce poco valor añadido, que solo piensa en la explotación, rápida, fácil y la producción en palanca tendrá unos sindicatos muy combativos. Un país que crea en el valor añadido de sus productos, en la formación y en la participación del trabajador en los procesos productivos de las empresas, o la participación del sindicato en los elementos que proporcionan el estado de bienestar, tienen que tener unos sindicatos mucho más implicados en todos los procesos de participación democrática.

El Secretario General de UGT, ha destacado que el sindicalismo  no solo tiene su papel en el centro de trabajo, sino también otro, que se denominó históricamente de clase, que justamente lo que intenta es intervenir en todos los temas. Esto es lo que nos diferencia de los de clase y corporativos, y es que tenemos una visión más integral y que procuramos que la sociedad funcione de una forma más equilibrada. En los últimos años, la sociedad ha ido enriqueciéndose con la interacción de otros movimientos, "que los sindicatos hemos ido acompañando, si nos ha parecido que su posición es justa,  como el movimiento ecologista, o contra las hipotecas, que fuimos UGT y CCOO los que recogimos todas las firmas que se entregaron en el congreso de los diputados".

Debate sobre nuevas tecnologías

Pepe Álvarez ha manifestado, en el transcurso de su intervención que el sindicato ha pretendido abrir el debate en torno a las nuevas tecnologías y su influencia en los sistemas productivos y en la calidad del trabajo, cuando ha planteado que los robot también deberían cotizar. Desde su punto de vista, ha llegado el momento de que nos situemos en términos similares a la revolución industrial, el efecto máquina generó una revolución en la manera de producir, en el ocio, en las vacaciones, etc. Señalando como ejemplos que en algunos países ya hay empresas que determinados procesos que ya los desarrollan robot, o el proceso de reestructuración de la banca, ha manifestado "no se trata de pagar el desarrollo y la inteligencia, sino repartir los beneficios del desarrollo y de la inteligencia de manera que tengan repercusiones positivas sobre los trabajadores" -ha dicho-. "La sociedad española y europea tenemos que ver cómo situarnos en este tema". 

Por último, con respecto a las relaciones laborales, ha señalado que hay que encontrar el punto de equilibrio entre reparto de dividendos entre el accionistas,  los trabajadores y la reinversión para mejorar el sistema productivo de la empresa.