UGT FICA considera positivo pero insuficiente el acuerdo alcanzo en la UE para reformar la PAC

Para la Federación no es justo que los mismos empresarios que impugnan la actualización del SMI para los trabajadores agrarios españoles se puedan beneficiar de ayudas a sus explotaciones

 

201020 Acuerdo PACA falta de conocer en profundidad el contenido del acuerdo alcanzado en el seno de la UE para definir la nueva Política Agraria Común, la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT valora que se haya podido alcanzar un acuerdo tras dos años de negociaciones pero echa en falta que la aprobación de las ayudas contenidas en la PAC se vinculen al cumplimiento de la normativa nacional de cada país relacionada con sus trabajadores y trabajadoras, y más en concreto, al cumplimiento de los convenios colectivos firmados y a las actualizaciones aprobadas para la aplicación del Salario Mínimo Interprofesional, que muchas de las empresas que se benefician de las ayudas vienen incumplimiento sistemáticamente año tras año. 

Desde UGT FICA seguimos reclamando salarios y condiciones laborales dignas para nuestros trabajadores agrarios y, en la media que la Política Agraria Común no vincula a las empresas que perciben ayudas con el cumplimiento de estos objetivos, consideramos insuficiente el acuerdo y que no satisface nuestras reivindicaciones. Para el secretario sectorial Agrario de UGT FICA, Emilio Terrón, el acuerdo alcanzado “está hecho a la medida de las empresas y por ello es necesario que incluye también a los trabajadores y trabajadoras”. 

Terrón reclama que la PAC tenga en cuenta “el componente social y laboral y que beneficie no sólo a los empresarios agrarios que adopten prácticas beneficiosas para el clima y el medio ambiente, sino que también cumplan escrupulosamente con la normativa laboral de su país” ya que, tal y como se ha pactado, “es un acuerdo que nace cojo de la pata más débil, que es la de los y las trabajadoras agrarias españolas”. 

Para Emilio Terrón “no tiene sentido y es tremendamente injusto que los mismos empresarios agrarios que reciben ayudas europeas estén impugnando la actualización del SMI e impidiendo que sus trabajadores puedan acceder a salarios dignos, por lo que es imprescindible que se adopten también medidas de caracter sociolaboral".