Imprimir

UGT FICA insta a las empresas que planteen ERTEs de fuerza mayor a negociar previamente con los representantes de los trabajadores las condiciones del expediente

La Federación exige al Gobierno que obligue a las empresas que se van a beneficiar de la reducción en las cotizaciones de sus trabajadores a negociar con los sindicatos

200323 PSA Peugeot VigoLa Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT insta a las empresas que están planteando expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) de fuerza mayor entre sus trabajadores a que consulten y negocien con los representantes sindicales las condiciones de la suspensiones de empleo antes de proceder presentación a fin de evitar futuros conflictos con las plantillas.

Aunque los ERTEs de fuerza mayor aprobados por el Gobierno en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, no obligan a las empresas al trámite de consultar y negociar con los representantes de los trabajadores, como en el caso de los ERTE por causas técnicas, productivas y organizativas originadas por el COVID-19, tan sólo a informar de su presentación y aprobación por parte de la autoridad labora, desde UGT FICA entendemos necesario que las empresas que se acojan a esta modalidad de expedientes cumplan también este trámite para asegurar unas condiciones dignas para los trabajadores y trabajadoras afectados y evitar abusos por parte de algunas empresas.

Vivimos una etapa excepcional en la que empresas, trabajadoras y la sociedad en su conjunto estamos haciendo un esfuerzo solidario para evitar la propagación de la pandemia, para asegurar la salud y seguridad del conjunto de la ciudadanía, y para sentar las bases para que, una vez salgamos de esta crisis, los trabajadores y trabajadoras no sean quienes paguen la factura del COVID-19 con sus empleos y sus condiciones laborales, como ya pasó con la crisis económica de 2008.

Aplicarnos entre todos una “economía de guerra” no significa necesariamente que haya vencedores y vencidos. Con el COVID-19 perdemos todos y ganamos todos. No es concebible que haya quienes se quieran beneficiar de una situaciónjn extraordinaria a costa de sus trabajadores y del resto de la ciudadanía que sí se están aplicando este principio.

Creemos necesario hacer un esfuerzo de entendimiento entres las Direcciones de los centros de trabajo y los sindicatos para acometer, desde el diálogo y el acuerdo, las medidas que sean necesarias para abordar esta grave situación. Desde UGT FICA celebramos el paquete de medidas aprobado por el Gobierno en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, y entre ellas, la puesta en marcha de los ERTEs por fuerza mayor, que bonifican a las empresas con el ahorro del 75% de la cotización de sus trabajadores y trabajadoras. Sin embargo, lamentamos que el Gobierno haya obviado la exigencia de obligar a las empresas a la consulta y negociación con los representantes de los trabajadores en las dos modalidades de ERTEs aprobadas, ya que deja en manos de los empresarios la imposición de las condiciones del ERTE y abre la puerta a la posibilidad de que se produzcan abusos en las mismas.

Aunque sabemos que muchos empresarios están llevando a cabo este trámite a pesar de no ser obligatorio, hay otros empresarios que están optando por la imposición sin entender que se trata de un esfuerzo colectivo en el que todos tienen que poner algo de su parte, y no sólo los trabajadores.

Desde UGT FICA no compartimos la idea de que empresas que se están ahorrando el 75% de las cotizaciones de sus trabajadores merced al esfuerzo solidario de todos los contribuyentes, ni siquiera consulten las condiciones del ERTE con los sindicatos. Es por ello que hacemos un llamamiento al Gobierno para que obligue a todas las empresas a que negocien también las condiciones de los ERTEs de fuerza mayor y evitar así la tentación de que se produzcan “rebajas” en las condiciones laborales de las plantillas.

Entendemos necesario que entre todos sentemos la bases para que, una vez pase la emergencia sanitaria y económica, podamos iniciar la reconstrucción y recuperar cuanto antes los niveles de crecimiento anteriores a esta crisis. Y para ello, la mejor herramienta de la recuperación no es la destrucción de empleo sino su mantenimiento vía medidas temporales que vienen a beneficiar a todos los afectados.