UGT FICA, CCOO de INDUSTRIA y FIAB piden al Gobierno un aplazamiento de la subida del IVA a las bebidas azucaradas y edulcoradas

También trasladan al Ejecutivo su disposición al diálogo y su preocupación por las últimas campañas contra el azúcar

 

201218 Bebidas azucaradasLa Comisión de Asuntos Laborales de la Industria de Alimentación y Bebidas, integrada por UGT FICA, CCOO de Industria y FIAB, pide al Gobierno el aplazamiento del aumento del IVA a las bebidas azucaradas y edulcoradas.

En la última reunión celebrada por la Comisión, las tres organizaciones indican que, sin perjuicio de las posiciones que cada una de ellas pueda tener sobre la medida, todas coinciden en que dada la situación económica actual no es el mejor momento para adoptarla.

La Comisión de Asuntos Laborales de la Industria de Alimentación y Bebidas también ha analizado las últimas campañas en contra del consumo de azúcar difundidas por el Ministerio de Consumo y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. UGT FICA, CCOO-Industria y FIAB comparten su preocupación sobre las mismas al demonizar el ingrediente de por sí, con independencia de si se realiza un consumo moderado o no.

Además, la Comisión recuerda que los alimentos y bebidas actúan como sector tractor de la economía española, capaces de liderar la recuperación socioeconómica tras esta pandemia, labor que no es posible sin el medio millón de personas que trabajan en la industria de alimentación y bebidas.

La negativa coyuntura sectorial generada por la pandemia ha provocado un aumento de la vulnerabilidad de las empresas del sector, especialmente las PYMES, al tiempo que se ha observado un importante descenso del número de empresas, con su correspondiente efecto en el empleo.

Al cierre del mes de octubre 2020, la afiliación del sector ascendía a 406.483 trabajadores de los que 9.744 empleos se encontraban en situación de ERTE. Estas cifras rompen la tendencia de creación de empleo mantenida durante los últimos años.

Por todo lo anterior, la Comisión solicita al Gobierno la apertura de un proceso de diálogo social tripartito que permita reconducir esta situación a la mayor brevedad posible, y para que en cualquier caso sean tenidos en cuenta en futuros debates y nuevos procesos de dialogo en beneficio de la moderación y el equilibrio.