Imprimir

El sector automovilístico no puede esperar más

UGT FICA pone en evidencia la inexactitud de los “titulares” del Gobierno y exige una Mesa del Sector Automovilístico activa y en la que se adopten medidas consensuadas

 

210120 sector autoLa Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT insiste en la preocupante situación de la industria automovilística en nuestro país y urge al Gobierno a que convoque la Mesa del Sector Automovilístico y a que le proporcione el protagonismo necesario para que acuerde las medidas que demanda el sector.

Aunque nos enfrentamos a una pandemia en la que la prioridad debe seguir siendo la protección de la salud de los ciudadanos y ciudadanas, y de los trabajadores y trabajadoras, no podemos dejar de lado la transformación que está viviendo el sector del automóvil y sus necesidades ya que, si seguimos permaneciendo de brazos cruzados, nos encontraremos a la vuelta de la esquina con un sector a futuro desértico y sin empleo.

Desde el Gobierno se habla mucho de la Mesa del Sector Automovilístico y de su importancia para resolver la crisis, pero lo cierto es que, a día de hoy y tras más de año y medio desde su constitución, la mesa sigue sin recibir el impulso político necesario para activar los grupos de trabajo y hacerla funcionar con objetivos claros y concretos.

Desde UGT FICA exigimos reiteradamente en su día la creación de esta mesa para diagnosticar y acordar soluciones efectivas para el sector automovilístico y, efectivamente, la mesa se creó, pero a la postre ha quedado como una mesa con sillas vacías porque lamentablemente, ni el Ministerio, ni las patronales ni los sindicatos estamos discutiendo ni acordando las medidas que demanda urgentemente el sector, a pesar de las 23 propuestas que aportamos desde la Federación. Las únicas medidas que se están adoptando son aquellas que plantea unilateralmente algún Ministerio, que no conoce la realidad del sector, como la subida del impuesto de matriculación, mientras el Ministerio de Industria presenta propuestas cojas de contenido que aportan muy poco a la necesaria transformación de la industria del automóvil.

Y mientras esperamos que la Mesa se active, hay quien asegura que el sector ha perdido tan solo 14.000 puestos de trabajo (también muy necesarios para abordar los numerosos retos que tiene abiertos), cuando la realidad es que la crisis se ha llevado por delante a día de hoy al 90% de los empleos eventuales de la industria del auto, en torno a los 200.000 puestos de trabajo, mientras esperamos unas medidas que no terminan de negociarse, y que cuando llegan son adoptadas no sólo de forma unilateral, sino provocando un efecto negativo y contrario al que requiere el sector.

Desde UGT FICA asistimos con enorme preocupación a la progresiva pérdida de empleo eventual que se está produciendo mes a mes y que algunos tachan como flexibilidad, y también de empleo indefinido, cuando detrás de ello hay muchas familias que dependen de ese puesto de trabajo y de ese sueldo. Si al Gobierno no le preocupan los 200.000 trabajadores que han perdido su puesto de trabajo en la industria automovilística, a nosotros sí, y por ello no vamos a ser cómplices ni a participar en una pantomima que tan sólo busca titulares en los medios de comunicación sin aportar soluciones reales.

UGT FICA sigue apostando por un sector fuerte y pionero en la introducción de medidas que benefician al conjunto de nuestra industria, y en el que no se pongan en peligro a los 2.000.000 de trabajadores y trabajadoras que todavía viven de él. Por ello exigimos al Gobierno que las necesidades del sector, las propuestas para facilitar un tránsito ordenado a la Industria 4.0, a la digitalización y al coche ecológico, emanen de acuerdos entre el Ministerio de Industria, las patronales y los sindicatos y que el resto de Ministerios se mantengan al margen o no adopten medidas unilaterales que, lejos de ayudar, perjudican al sector.

Desde la Federación reclamamos una vez más que se active urgentemente la Mesa del sector Automovilístico para, conjuntamente, abordar las necesidades del sector y apostar por una industria de futuro, que mantenga el nivel productivo, las ventas y el empleo en un entorno en el que predominen vehículos verdes y bajos en emisiones.