La nueva PAC necesita condicionalidad social

La EFFAT reclama que los pagos directos a los empresarios deben estar condicionados al respeto de las condiciones de trabajo y de empleo aplicables según los convenios colectivos y la legislación nacional

 

210217 Carta EFFAT sobre PACMientras se llevan a cabo las negociaciones interinstitucionales sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), la Federación Europea de Sindicatos de la Alimentación, la Agricultura y el Turismo (EFFAT), ha promovido el lanzamiento de una carta abierta cofirmada por más de 250 entidades entre sindicatos, ONG, OSC, personalidades de alto nivel y miembros del mundo académico.

La carta, dirigida a los principales comisarios, a los eurodiputados negociadores del Parlamento Europeo y a los ministros nacionales de Agricultura, pide que la condicionalidad social forme parte de la próxima reforma de la PAC: los pagos directos a los empresarios deben estar condicionados al respeto de las condiciones de trabajo y empleo aplicables según los convenios colectivos pertinentes, la legislación nacional y de la UE, así como los convenios de la OIT.

La amplia coalición se ha sumado a este importante llamamiento en favor de la justicia social en el sector agrícola, uno de los más difíciles y precarios de la economía de la UE (el 61,2% de los trabajadores agrícolas de la UE tienen un empleo), con altos niveles de fraude salarial, trabajo no declarado, abusos laborales y explotación. Los firmantes han unido sus fuerzas para oponerse a una PAC que descuida esta realidad. Se vislumbra una solución fácilmente aplicable: La condicionalidad social contribuiría a mejorar las condiciones de vida y de trabajo de millones de trabajadores en la agricultura.

"Cuando la experiencia vivida por una gran parte de los trabajadores agrícolas es de lucha y de salarios bajos, es inaceptable ver que el respeto de los derechos humanos y laborales no desempeña ningún papel en la asignación de los pagos directos de la PAC de la UE, especialmente cuando la PAC recibe un tercio del presupuesto total de la UE", comentó Kristjan Bragason, Secretario General de la EFFAT, y añadió: "Es estupendo ver que tantos actores diferentes se unen en torno a un principio crucial: los derechos de los trabajadores no son burocracia; sin el respeto de las normas laborales, la PAC nunca será verdaderamente sostenible".

El Parlamento Europeo respaldó las demandas de la EFFAT y adoptó una posición clara en la que pedía la inclusión de la condicionalidad social en la futura PAC. La EFFAT, junto con sus partidarios, insta ahora a los colegisladores y, en particular, a los Estados miembros a que acepten y refuercen aún más la posición del Parlamento, asegurándose de que la condicionalidad social forme parte del acuerdo final.

La carta abierta estará disponible para otras firmas en la web de la EFFAT tras su publicación.

Pulsar para descargar la carta abierta (versión en inglés con firmas)